Sobre la Intuición

“Los Grandes Creativos son los que saben darse cuenta de lo que hay a su alrededor”. Esta mañana ha caído en mis manos casualmente un artículo en el que la autora hace una apología directa a favor de la Intuición. Escribí yo también no hará mucho sobre el talento innato, ese conocimiento que llega por vías diferentes al estudio y la razón, ese saber que uno a veces deshecha ‘porque no lo ha pensado’ y lo cambia por alguna idea estúpida y meditada. La Intuición, según el artículo, es como un periscopio que permite ver lo que no vemos, lo que está ahí pero, como diría el Principito, ‘es invisible a los ojos’.

Por si esto fuera poco -parece que hoy tengo el día más a flor de piel que nunca-, el diario El País publica una noticia en la que asegura que las relaciones sentimentales fructíferas son aquellas en las que ambos implicados han “hecho caso a sus entrañas”. Jesús, ¿las entrañas?. Me ha fascinado ese concepto porque se refiere a la implicación directa cuerpo/mente tomando éstos como un todo y no como un móvil y su batería. El estudio concluye que las personas que han pensado menos y amado más, son felices durante más tiempo que aquellas que se dedican a jugar a Descartes anteponiendo la razón a cualquier pálpito de amor que sientan.

Aquí una servidora, que aunque busca y anhela el equilibrio a toda costa, hace una apuesta firme y rigurosa a favor del amor, del bien por mal, del cariño y de la bondad como moneda de cambio en este trueque que es la vida.

Así que, creativos o no, vamos a ver alrededor. A mirar, a observar, a reparar en lo que nos rodea y en el sexto sentido que nos dice una u otra cosa. Sigamos a la intuición y digamos hola a los impulsos.

***

(Por cierto, nunca sé cuántos somos por aquí, pero seamos diez o seamos cien, debo una disculpa más grande que una casa porque el lunes no hubo actualización en el Blog. Resulta que ya vivo en Barcelona, y estoy cumpliendo un sueño, ¿sabéis? Voy por la calle y estoy en un videoclip -de Beyonce, claro-. Así que entre mudanzas y alegrías varias, la cosa se me lió. Procuraré compensar con alguna historieta catalana. A ver si me encuentro un Ausenci que me diga ‘apa noia, Déu n’hi do’. Y cuento por aquí mi amor fou. Qué menos que dar las gracias por el respeto con el que siempre me escribís y el cariño que me mandáis y no tendríais porqué hacerlo. Así que oye, ¡va por ustedes!)

Related article
6 Comments
  1. Disculpas aceptadas bonita, todo por un sueño , a lo pop star ( cuantos momentos grandiosos nos da la televisión) .
    Si usted me permite me voy a coger el “jugar a Descartes” para una publicación de mi instagran , respeto el copyright of course.
    En cuanto a la intuición yo lo secundo a muerte en todos mis proyectos, salvo en los amorosos que soy descartiana, y así me va , sin Ausencios pero con muchas ausencias.

    petonets !

  2. Jaja anda anda no pidas disculpas que aquí te esperamos sin problemas.
    Yo sí creo en la intuición pero no tengo ni idea de cómo explicar lo que es.

  3. ¡Hola Alma! Me ha picado la curiosidad… ¿cómo se llama el artículo de El País que comentas en el post? Lo he buscado pero no lo encuentro.
    Por cierto, ¡muy buen post, como siempre! :)

    Un petonet i benvinguda a Barcelona!

    Anna

leave your comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *