Salón de Belleza (I)

A mi amiga Ana toda la vida le han dicho en casa que “ir a la esteticien, es de ricas”. Paradojas de la vida, yo nunca he tenido un duro, pero desde bien pequeña mi madre me ha enseñado a ir a que una profesional me eche un cable con esas impurezas que toda mujer tiene, y debe (debe, ojo) limar. Sea de una u otra forma, yendo a la esteticien o apañándote tú en casa, las féminas que lean esto no me negarán que llega un punto en la vida, allá por la adolescencia temprana, en el que tu santa madre tiene que cogerte por banda y explicarte lo que viene siendo la cera y/o/u la silkepil. En tiempos de vacas gordas a este maravilloso e irrepetible momento le podemos añadir el -grandísimo- invento de la depilación láser. Pero como el patio está muy malito, hablemos de cosas más baratas, que bastante tienen algunas mujeres con echarle coraje a la vida y levantarse cada mañana con sus ovarios por delante.

El caso es que, como ya sabrán los que por aquí merodeen con cierta frecuencia, servidora se ha propuesto este 2015 ser más tolerante y respetuosa y, además, aprender a doblegar. Saber reaccionar -bien- cuando las cosas no salen como una tiene planeado. Aceptar la situación vaya. Y claro, recién llegada de Valencia a Barcelona, qué mejor prueba de adaptación que abandonar a mi esteticien de toda la vida, y buscar una nueva. Ahmiga, no es baladí esta elección. Dramax forte, efectivamente. ¿Cómo voy a encontrar alguien a quien confiar el estudio, diseño trigonométrico y posterior depilación de mis cejas? ¿A quién enseñarle mis miserias y, sin pudor, entregarle mis taras para que me enderece y me apañe un poco? La humanidad, comprensión y empatía que necesita una mujer para que alguien llegue y la depile en condiciones, no tiene precio. Y ojo que la vida en Barcelona es más cara que en Valencia, ya lo estoy notando, ya. Pero chst, desde aquí hago un llamamiento para que, si tuviera la suerte de que alguna esteticien de pro me lee, se manifieste y me muestre su portfolio en cejas, bigotes y otras obras de arte. ¿Hay alguna esteticien en la sala?

Continuará…

 

(Por cierto, puedes suscribirte a mi newsletter al final de la página de inicio. Es guay, hazme caso)

Related article
7 Comments
  1. chhhhst! solo digo: dos años y 4 meses viviendo en la capital del vino, Logroño, 2años!!!! y aun espero a ir a mi Burgos natal a hacerme las cejas y alguna otra cosa, eso conlleva en ocasiones parecer chewaka o liarme alguna con la pinza…
    pero ojo!!! peluqueria si he encontrado!!! yupiiiii

    SUERTE EN TU BÚSQUEDA!

    • VAMOS!!! Eres un ejemplo a seguir! Si Noe lo ha conseguido, Almi también!!! Jajajajajaja!!! ME PARTO CON VUESTRAS HISTORIAS… ¡Qué bueno! Así que no soy la única que espera a viajar a su esteticien de toda la vida… ¡Bravo!

  2. Yo podría recomendarte a la mía por varias razones… Pero por otras tantas, seguramente no te vendría bien.
    Aun y así, si te interesa, te cuento.

  3. Chsst, mi aportación personal sin importancia trascendental a esta paradójica situación es que encontré una esteticien a 200km de mi casa y a la q voy mes si mes no mes casi mes no y mes si. Me hizo aguantar sin tocarme las cejas para que crecieran y se quedaran de la misma forma que el día de mi comunión, así llevo mas de un año y aun no le veo la punta al tema. Pero vamos, cejas bonitas no se si finalmente me quedaran, pero el cielo lo tengo ganao un rato por no quitarme ni un bendito pelo.
    Suerte en la búsqueda, querida.

    • JAJAJAJAJAJAJAJAJA!! Brutal!! Muchas gracias por compartir tu experiencia porque me ha hecho reír MUCHO!! Ánimo con esa no-depilación y esas cejas-en-proyecto que tienes arriba de los ojos ;) ¡Qué cruz!

  4. La esteticién es como un terapeuta por varias razones: pruebas y pruebas hasta que encuentras la que te entiende, la que te deja las cejas “naturales” como a ti te gusta, la que NO se permite depilar un cm más de pubis de lo ordenado (been there, hello niña de 8 años) y, sobre todo, la que te escucha y te da la razón con anécdotas que no hacen más que respaldar tus tesis.
    En más de una ocasión he entrado cagándome en mi jefa/mi novio/la sociedad en general y he salido como nueva, por fuera y por dentro. Y mucho más barato que ir al psicólogo! ;)

    PD: La “elegida” de otro post, natural de Sabadell y que suelta “cariñu” a destajo me recuerda a una ex-esteticien mía… no estará por Gracia? :p

leave your comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *