No hay más tutía

Qué paradoja, señor. Vuelve una del verano mucho más ligera de cascos y sin embargo mucho más pesada en sus carnes. El relajarse, es lo que tiene. El arte del no hacer nada, la maña de la inactividad, la destreza de aflojar el ritmo. Resumiendo: ligereza en la mens versus pesadez en el corpore. Las patatitas a media mañana, el heladito a media tarde, la cervecita a media noche. Y así no se puede, así no. Que llega septiembre y servidora postra sus lorzas encima de la báscula y ahhhmiga cómo te has puesto este verano. Si es que la buena vida se llama buena por algo. Porque este verano, que lo sepa todo el mundo, me he dedicado al joie de vivre en estado puro. No me he perdido ni una siesta, ni un rayo de sol, ni un día de beach, bitch. Este verano los latidos de mi corazón han bailado al compás de un bolero meloso de Toni Zenet y mi respiración lenta y despreocupada retozaba un swing descalza a la orilla del mar. Muy bucólico todo, muy del mundo de los sueños, como Calderón.

Este verano me he abandonado al hedonismo y al descanso y he llevado (casi) todo mi mundo digital a un fundido a negro más que necesario. Que si las Campos, que si la locuaz narrativa de tus allegados contándote sus viajes allende los mares, que si volvemos a votar en navidad, que si las Olimpiadas… Uh, qué refrito veraniego más rico hemos tenido este año.

Pero claro, no todo el monte es orgasmo y aquí y en la China popular hay que pagar el alquiler, el recibo del agua y las clases de spinning, a ver si endurecemos glúteo dale que dale sudando al son de Cali y el Dandee. No hay excusa que valga ni escapatoria por la que huir despavorida. El otoño asoma el hocico y, ya con la batería cargada, la tecla preparada y el folio en blanco esperando, no hay más tutía que ponerse a trabajar.

Pues oiga, ya tenía ganas, la verdad sea dicha. Que el trabajo dignifica y a una las cosas que contar se le acumulan, qué le vamos a hacer, si es que la vida me provoca. Además, si no tengo dinero para pagar un terapeuta habré de seguir usando el botón de ‘publicar’ como una cura sanadora que arroje un poco de luz a este show entre tinieblas que me ha tocado vivir.

Pasen y vean, que empieza un nuevo acto.

SnapchatTwitterFacebookInstagramYouTube @soylaForte

Related article
leave your comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *