Nada

Nada. Siempre no hace falta hacer algo. Porque aunque no hacer nada es negar dos veces, hacer la nada es justamente dejar de hacer algo. Y eso es el verano: nada. Que qué manía con hacer tanto. Vivir no es acción igual que inacción no es morir. Prueba a parar, a ver qué pasa. No creas que no pasa nada, porque -paradojas de la vida- sí que pasan cosas. Pasa muchas veces, por ejemplo, que te sientes mal, culpable, no productivo. Pero aguanta, estate quieto, cierra los ojos, escucha murmullos a lo lejos, las olas, deja que el sol te queme. Y si te duermes, ¿qué? No mires el reloj, embríagate de la pausa, acomódate en el paréntesis y echa el freno. Desayuna lento, haz el amor con calma, lee una página más, engánchate a una serie, pide otro mojito y sal a pasear por la noche. No pienses, para. Para para continuar. Agosto. Nada.

SnapchatTwitterFacebookInstagramYouTube @soylaForte

Related article
leave your comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *