Me urge, señoría

Me urge la presencia de un juez en mi vida. Alguien omnipotente, poseedor de la verdad absoluta. Palpable, severo, implacable y firme.
En esto pensaba el otro día en el tren, que no sé qué ambientador melancólico e hipnótico utilizan los de Renfe que cada vez que viajo en el AVE, me da por imitar a los bohemios mirando por la ventana de forma lánguida y difusa. Es matemática pura: subo al tren y ya quiero arreglar el mundo -el mío, el tuyo, queridísimo lector y el de la vecina del quinto-. En estas conversaciones con mi ego, en las que saco el látigo y la fusta y me doy cañita brava, la conclusión habitual es que no hay conclusión. No hay quorum, ni respuesta final, ni cable rojo o cable azul. Y como nunca hay pacto ni entrega de armas en este cuerpo a cuerpo que tengo conmigo misma, a veces, las menos, mi fuero interno pide clemencia y yo saco la bandera blanca para dejar de amedrentarme por hacer esto así o esto asá. Otras veces, las más, acabo al borde del Prozac y de la desesperación absoluta.

Por todo esto decía que las dispersas de mente como yo, las señoras que nos (mal)tratamos psicológicamente, deberíamos contar con la figura de un juez. Un señor juez que dé fe de cada locura que acontezca y cada despropósito que surja. Un señor juez que diga: “Això no és real” y saque de mi mente ese nombre y apellidos que me ronda 24 horas, 7 días a la semana, como el ultranarinos de la esquina del barrio.
Y es que pocas cosas peores que un pensamiento. Esa idea incorpórea e invisible que se instala en tu cabeza y firma un contrato indefinido. Ese deseo que toma las riendas de tu vida, se convierte en tu compañero de piso y dice: “Aquí estoy yo, a ver ahora qué haces conmigo”. Porque en el fondo una sabe que ese anhelo rotundo, hiperbólico y visceral ha venido para quedarse. Que trae muda para varios días. Semanas quizá. Y que no hay juez ni hada madrina que valga para que ese empeño con DNI y vida propia deje de ser un impalpable en mi cama y una presencia en mi cabeza.

SnapchatTwitterFacebookInstagramYouTube @soylaForte

Related article
leave your comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *