María (I)

Nunca supimos su edad. Es curioso. Toda la vida juntos y nunca supimos cuánta vida tenía. María llegó a casa de mi abuelo cuando mi bisabuelo era alcalde de mi pueblo. Mi bisabuelo era padre, marido y alcalde, pero antes que todo eso, era médico. Yo no le conocí, pero dicen que era un santo varón y que tenía una paciencia de Guinness porque sobrellevar a mi bisabuela Enriqueta, no era nada fácil.

En su posición de alcalde y primera dama, mis antepasados decidieron que era (muy) necesario tener a un par de asistentas internas en casa. Una de ellas era María. María Ros se llamaba. Por lo visto llegó a mi familia cuando ella rondaba los catorce años, y allí que se quedó hasta que casi a los cien se murió dormida en su cama rodeada de santitos y virgenes.

María de joven era bajita, se hizo adulta bajita, envejeció bajita y murió encogida. Mi abuelo dice que María era una sombra de mi bisabuela. Si mi bisabuela quería rezar un Credo y dos Padrenuestros, María rezaba. Si mi bisabuela quería horchata y cebada, María traía horchata y cebada. Si mi bisabuela tenía que pinchar vacunas, María esperaba fuera de la consulta para ver cuál era la siguiente orden. Y así con todo.

Yo la recuerdo ya bien mayor, con un pelo de rizo natural color blanco perla y unos ojos azul cobalto que todo lo veían. María tenía un mal genio de aquí a Perú, y cuando se enfadaba lo mismo estampaba un plato contra el fregadero que pegaba un portazo. Entonces mi abuelo se llevaba un susto de muerte y le decía “María haga el favor de calmarse” y a María ya se le había pasado el rebote y si te he visto no me acuerdo.

María formaba un gran dúo cómico con el Rusky, el gato siamés de mi abuelo, que, curiosamente, tenía el pelo del mismo color blanco-gris que María y los ojos tan azules como ella. Misterios de la naturaleza, qué sé yo.

(Continuará…)

**

Si quieres ver ‘la cara B de Instagram’… Entra en Snapchat (@almax_forte) y disfruta del #soyantigram ;)

Related article
4 Comments
  1. vaya pedigree el tuyo amiga!! y a ti la medicina no t iba? a mi me molaba mucho, lo que pasa que el intelecto para las ciencias pues….. y la constancia en el estudio menos

    • JAJAJAJAJA!! ¿Medicina yo? Yo me automedico, pero negro futuro tendría de cirujana, por ejemplo ;) Tú estás fenomenal como estás, a mí no me engañas :)

  2. ¡Qué sentimientos más dulces me hiciste sentir!
    Hermoso es poco y el (Continuará…) los espero con ansias. Saludos

leave your comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *