Marcha atrás

Y no, no estamos hablando de sexo.

El otro día me contaron que, a partir de ahora, Gmail permite hacer un pequeño viaje al pasado cuando de mandar un correo electrónico se trata. Y es que no se puede estar alerta las 24 horas del día, y por esto, además de ser alivio para impulsivos y despistados, Gmail dejará unos segundos de reflexión después de haber clicado en ‘enviar’. Por si te lo has pensado mejor y quieres hacer ‘marcha atrás’.

Personalmente la idea me parece bastante acertada. Es decir, ¿qué hay de malo en aceptar un equívoco y desdecirse? Uno se da cuenta del error y le pone solución. Fin de la historia.

Sin embargo, me hace pensar que fíjate que hasta las Nuevas Tecnologías nos toman por el pito del sereno. Que a veces somos un poco lerdos, sí, pero oiga, déjennos reflexionar, dennos una tregua. Hasta Gmail se burla de nuestra inteligencia y acoge la responsabilidad de  que yo mande un correo eróticofestivo a quien no toca, por ejemplo. Con esta nueva opción, ya ni siquiera nos habremos de molestar en pedir disculpas, en asumir que la hemos liado y en ejercer ese tan maravilloso Don que tanto cuesta cultivar: pedir disculpas.

Pero volvamos al ejemplo del mail subidito de tono. Si Almi, o sea yo, le mando un correo a mi jefe diciéndole que me gustaría ver Cuenca con él, en todo el sentido lascivo que se le pueda dar a la frase, ahí aparece San Gmail para decir: “¡Almi, Almi, que ese mail no es para tu jefe! ¡Corre, rectifica!”. Y oiga, tan contentos todos. Mi jefe no recibe tal confesión porni, yo no meto la pata hasta el fondo ni pido perdón a nadie y el destinatario real de mi correo, visita Cuenca conmigo. Planazo.

El caso es que empecé diciendo que la idea me convence, pero creo que termino diciendo que no. Porque vamos a ver, si uno es impulsivo o despistado o anda en mil cosas a la vez: que se lo gestione. Que acepte que hay algo que mejorar y se haga cargo. Trabaja en ti y, en caso de equivocarte, aprende a pedir disculpas. El orgullo no existe y tan pronto aparece, uno le dice que se vaya y aquí paz y después gloria. Ni viajes al pasado ni leches.

(PD. ¡Ahora también podemos hacer chascarrillos por Twitter!)

Related article
8 Comments
  1. Cuando quieras tenemos una charleta sobre las responsabilidad de los actos de cada uno, ya sea por elección o despiste, yo también opino que no! NO A QUE GMAIL JUEGUE A SER PEPITO GRILLO NO NO Y NOOOO!!!

    Por otro lado… me ha encantado lo de visitar Cuenca jajajajajaja tienes mucho arte para decir sin decir.

    muaka

    • “La responsabilidad de los actos de cada uno” te aseguro que sería un grandísimo titular para un café usted y yo mano a mano ;) Estoy hasta el moño de mucha gente. Así te lo digo.

  2. Con un poco de suerte, se podrá desactivar la función ” suple-resposabilidad”. Para estar segura, una siempre puede instalarse la aplicación esta que te obliga a resolver una ecuación antes de mandar un mensaje, para descartar una posible corrupción etílica.

    Cuenca está llena de balones y es la ciudad más “mirada” del mundo ;-)

  3. Ojo, ojo, ojo, cuidao ahí eh, que igual le envías el correo a tu jefe, le mola e igual visitas Cuenca pero con unos numeritos más en tu nómina!!! Ojo!!
    Estoy de acuerdo con eso de que cada uni trabaje en sí mismo, ni Gmail ni nada, menos preocuparnos por tonterías y más cuidar de nuestra futura dignidad.
    Besis Almi.
    (Espero que te gustaran las casas colgantes ;) )

  4. Lo de Gmail está difícil. Cuando una al fin ha tomado la decisión y decide enviar el correo, vuelve a preguntarte “¿Estas segura?” y caen mil dudas del cielo. No, no. Era mejor dejarlo así: definitivo. Que si te equivocaste, ya que, pero al menos no te queda el remordimiento de que tuviste oportunidad de arrepentirte e igual lo enviaste.

    Lo de Cuenca no lo he entendido… pero es que soy latina, De Venezuela. Aun así es maravilloso leerte. Un abrazo desde el otro lado del mar, que cada vez que paso por aquí me alegras un poquito más la vida.

    • Jajajaja!! Iriana me ha hecho mucha gracia que no entiendas lo de Cuenca… Es una expresión muy española ;) En cualquier caso, ¡bienvenida y gracias por tu comentario!

leave your comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *