Love your curves

Que dice Amancio por ahí que ame mis curvas. Ah sí. Así. Con esa desfachatez y ese imperativo me comenta el señor Ortega por el pinganillo que love my body y que curvy style is cool. Todo muy bien oiga, a mí esa apertura de mente demente me fascina, por aquello de desmitificar los cuerpos tipo bonitos y las tallas homogéneas. Si sí. Pero es que no, yo veo que no. Que si el creativo se ha currado (“currado”, con todos mis respetos) el copy de turno, hagan ustedes el favor de ilustrar la campaña con uno poquitico de variedad en las modelos. Que ya no hablo de la talla de la maniquí, a mí eso me la repanpinfla. Hablo de la diversidad de la foto, que quieras que no siempre hace que el nicho de mercado se abra un poco y se obre el milagro de la empatía por identificación. Chst, cuidao, que todo esto yo lo digo sin ánimo de malmeter contra las gordas, ni las flacas, ni las altas, ni las bajas. Aquí cada cual que se apañe con su autoestima que bastante tengo yo con la mía. Hablo de la diferencia, la dualidad, la abundancia. Lo bonico de la vida, ¿sabe usté? Una bajita culona, una flaca con las tetas como un queso de bola y una gorda de labios carnosos. No pasa nada, Amancio, cuqui. Sácanos a todas, que después llegan las rebajas y te petamos el Zara. Y el Stradivarius. Y el Pull. Que nos sabemos de memoria tus cuadros de vichy y las mangas abullonadas y las chaquetas de polipiel. Y todas, hasta las que no salimos en tus anuncios, hemos descargado alguna vez la app de Oysho. Y todas, hasta las que no salimos en tus anuncios, nos miramos en el espejo cada día queriendo amar nuestras curvas. No te olvides de las chicas fideíto ni de las chicas michelín. Ellas nunca lo harían.

Me vas a decir tú a mí lo que tengo yo que love. Amos anda.

TwitterFacebookInstagramYouTube @soylaForte

Related article
leave your comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *