De tiendas

Ayer fui a por un peto vaquero y me compré una camisa. Fantástico. Pero esta es la historia más vieja del mundo y tiene poco atractivo. Sin embargo, qué bonito eso de ir a probarte unos zapatos y que en la tienda estén atados. Yo me pregunto cómo quieren que ande. ¿Como un pingüino? De repente entro en Zara y soy Fraga y camino con los pies juntos, por lo visto. Cuando no me toca arrodillarme delante de la encargada de la tienda X y pedirle a ella y a los doce apóstoles que se apiaden de mí y por favor le quite la puta alarma a las bailarinas o así no hay quien se las pruebe. Igual que los cinturones, que por lo visto tengo que saber exactamente la medida de mi cintura en cada momento de mi vida porque no piensan permitir que me pruebe el cinturón en condiciones normales.

Tengo una amiga defensora acérrima de la ‘teoría del probador’. Ella jura, con una mano en la Constitución y otra en la Cuore, que cuando una persona está en un probador, puedes pedirle que haga lo que sea. Lo-que-sea. Mi Ani es muy observadora y, tras años de estudio certero y cualificado, se reafirma en su teoría: “tu novio está en el probador con un pantalón y puedes decirle que se agache, que se dé la vuelta, a ver gírate, a ver del otro lado, métete la camiseta por dentro, súbetelos un poco más… lo que quieras. Que lo va a hacer”. Yo como tengo fe ciega en ella, acogí esta teoría como una nueva religión y la he ido probando con todo aquel que entraba conmigo a mirarse ropa. ¡Y joder es verdad! ¡Brava Ani!

Sin embargo si hay algo que me apasiona es ese momento en el que quieres probarte un bikini. Ya puedes escupir, rozar la prenda con la suela del zapato, que se te caiga al suelo del probador (siempre lleno de pelusas, no sé porqué) o incluso limpiarle la boca a un niño que acaba de comer macarrones… que si lleva puesta la pegatina de la parte de abajo del bikini, te garantizan una higiene fascinante. A prueba de Pasteur. Estoy por llenar mi casa de pegatinas de esas y así ya no tengo que limpiar más. No sé cómo no se nos había ocurrido antes.

**

Snapchat, Twitter, Facebook, Instagram, YouTube @soylaForte

Related article
5 Comments
  1. Con esta entrada estoy a base de carcajadas silenciosas, no vaya a ser que mi suegra piense que estoy loca o quiera indagar sobre lo que estoy leyendo/haciendo, y eso me pondría de mala leche.
    ¡Grande! :)

  2. Almiii, menuda tarde me estas haciendo tener! Con esta entrada me ha costado un montón no partirme la caja en voz alta pero me podría costar el trabajo y claro… no está el horno para bollos. (ahora me acabo de acordar de tus dos amigas hablando de si una se puede o no quejar cuando tiene trabajo, me ha encantado también!)
    Nada bonita, que me ha encantado descubrirte aunque ya te sigo por Instagram desde hace mucho nunca te había leido por aquí. Me quedo! :D

leave your comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *