Crowdfunding

Ver para creer. Oh my God. Resulta que de un tiempo a esta parte, es mucho más cool hablar insertando anglicismos en nuestro vocabulario habitual. Y no, no me refiero a introducir según qué términos aceptados desde hace años (long time ago) en la rica lengua española (Spanish language). Es evidente que nacemos con el skate, el cóctel y el slip totalmente insertados en nuestro cerebro de castellanohablantes y convivimos cómodamente con ellos. No voy a ponerme quisquillosa y a hilar tan fino. Lo que me llama la atención es ese fenómeno que nos rodea actualmente (nowadays) y que es para sacarse el corazón por la boca y hacer taquitos con él usando el María Moliner de tabla para cortar.

No sé qué mosca nos ha picado para que hablemos como auténticos subnormales y además sea mucho más atractivo para optar a según qué puestos de trabajo. Molamos más diciendo call conference que “llámale por teléfono” o feel free que “haz lo que te dé la puta gana”. Ya no queremos un “responsable de área digital” sino un digital master manager social media de la misma manera que no hacemos un borrador, sino un draft. Y por supuesto un medio de comunicación ya no quiere un ‘simple y pobre’ redactor. Ahora lo que buscan es un content curator o un content manager. 

Yo que no es que sea precisamente bilingüe pero tengo unas artes de disimulo que ya las quisieran muchos actores de películas de serie B para ellos, cuando escucho a alguien decir que es friendly y que le gusta el cine con happy ending normalmente aplico mis años de escuelas de teatro y, primero asiento con la cabeza (with the head) como que estoy entendiendo a la perfección todas las sandeces que me está contando y segundo aguanto mis ganas de vomitarle en la boca y decirle que haga el favor de hablar español porque estamos en España y su lengua materna es el castellano y piensa en castellano y se deje de tontadas.

Pero como una es muy educada (polite) y soy muy fan del make love not war, me dedico a enfadarme por dentro y a cerrar la boca por si las moscas (for if the flyes). Aunque, he de reconocer, que hay muchas veces que no entiendo ni la mitad de las cosas que me están contando y me río y lloro, porque me dan ganas de gritarle a mi interlocutor que qué coño es el crowdfunding, que a ver si me está insultando a mí o a mi familia. Joder, lo confieso, no sé lo que es un aproach, no sé lo que es newbie y no sé lo que se espera de mí cuando hablamos de un forecast y un clipping. El clipping toda la vida me lo han explicado como “informe de prensa”.  ¿Pero qué somos? ¿Hispanos criados en los callejones del Bronx? ¿Salimos de una película de Jennifer López y Chayanne?

A mí parecer todo esto es fruto de la soplapollez tecnológica y yankee que nos invade y ya no se trata de seleccionar el anglicismo adaptado (que ahora parece el hermano bueno de los términos usados directamente en inglés). Se trata de que estamos dejando de usar una palabra, por un wording mucho más trendy.

Tenemos una lengua asentada que es propiedad de nosotros, los que la utilizamos.

De verdad que nos estamos volviendo very asshole. O como diría Cervantes: muy gilipollas.

**

Pásate por Facebook (Caralibro) si quieres leer más ;)

Related article
10 Comments
  1. AND GOD SAID: AMEN

  2. desde hoy se que te quiero, pero así , en castellano ! TE QUIERO!!!!!

  3. Es que todo queda más cool… (y atención, que esta palabra (cool) no tiene traducción porque conlleva mil millones de conceptos extra: léase gilipollez supina, estupidez congénita, ridiculez innata, etc., palabras juntas de esas: https://www.youtube.com/watch?v=XNH2v0EL6P0)

  4. Totalmente de acuerdo… A mí también me da mucha rabia ver las patadas que dan algunos al diccionario y a nuestra lengua en su intento de parecer más “guays”, modernos o vete a saber tú qué creen que son usando todas esas palabras extrañas…
    ¡Besotes!

    • La putada es cuando perdemos tanto el norte y nos damos cuenta de que según qué palabras funcionan mejor (yo soy ‘storyteller’ por cuestiones de SEO… ¡fíjate lo que te digo!)

  5. A mi me dice un castellanohablante que le gusta el cine con happy ending, y la perversa que hay en mí le suelta una carcajada en toda su face… ;-)
    En fin, is the milk!

leave your comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *