Completencia

Si hay algo que me vuelve idiota perdida, son las palabras. El léxico, el baile de letras, la fiesta de morfemas y el matrimonio de oraciones. Cuando era pequeña mis padres me leían un cuento cada noche. Uno-cada-noche. Puntuales, sin faltar a su cita, siempre, incansables. Me han dejado en herencia un buen puñado de valores (y otros tantos problemas adquiridos, como todo hijo de vecino, no nos engañemos) pero, si de algo estoy orgullosa, aparte de la cultura musical que me enseñaron, es del amor por la lectura. Ya lo he comentado alguna vez, y no me cansaré de hacerlo, porque las maravillas de la prosa le dejan a una unas huellas difíciles de domar. Y oiga, ni ganas de hacerlo. ¿Quién quiere domar la necesidad imperante de enfrentarse en un duelo cuerpo a cuerpo con el folio en blanco?

Contaba todo esto, porque a pesar de que ya soy mayor (aforismo) no hay día que no me tope con un sustantivo desconocido. Esto genera en mí un esfuerzo y júbilo por guardarlo en mi haber, como si fuera la moneda de oro que el niño pobre de una novela de la picaresca española le acaba de hurtar a su amo. Y, como él, guardo con mimo esa palabra en mi memoria y hago la promesa de aprehenderla y comenzar a usarla como si tal cosa. Vamos, que lo mismo cuelo en una frase una muletilla de la Esteban, que un latinismo de aúpa.

Pues bien, hoy alguien me ha descubierto la palabra ‘completencia’. Casi me muero de gusto al escucharla y al diseccionarla, como si fuera una forense de las palabras. “Completencia no es aquél que compite contra ti, es aquél que te complementa”. Qué maravilla, joder. La absurdez humana hace que tengamos conocimiento absoluto del término que incita a la competición, y no del que hace apología de la unión. Esto no puede ser, hombrepordios. Participemos del festival de palabras positivas, probemos a ver qué pasa. Quién sabe, igual hasta contagiamos el ambiente de optimismo. Desde aquí hago un llamamiento desorbitado a las masas y masas de lectores de este blog, para que hoy inserten en alguna de sus conversaciones la palabra ‘completencia’. Y si nada cambia, por lo menos habremos aprendido una palabra nueva.

Related article
5 Comments
  1. no dudes que voy a usar ese palabro tan bonito.
    He de decir que adoro los palabros, soy la clase de persona que tiene palabras favoritas, si, de esas que llenan la boca, aunque casi no las use, por ejemplo “rimbombante” ADORO LA PALABRA RIMBOMBANTE, otra de mis favoritas es de creación propia y señores de la RAE!!! Haganle un hueco por favor! ….. la palabra es… EXCELVILLOSO TATATAAAAACHAAAAAAAAAAAAAAAAN!!! jajajja lo se, tara de las gordas!! pero es jueves!!! jueves de antes de carnaval, adoro carnaval !!!!!muaks

  2. Completencia… de completo… no la había oído en mi vida… pero desde hoy la añado a mi diccionario, seguro que le encontraré su lugar en algún momento. Un beso

  3. Ay madre, este fue el último correo que recibí…me tienes muy disgustada, ¿por qué no los recibo? Bueno, acabo de volver a suscribirme. No me volvais a borrar de la lista de fans!!!! Estoy muy intrigada con qué habrá pasado en Bcn.
    Besos

    • Querida Cristina… ¡de la lista de Forteliers no se borra a nadie! (Lo que sí es posible es que yo misma haya hecho alguna trastada que otra y haya liado todo… ¡espero que hoy te haya llegado la Newsletter como dios manda!)

leave your comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *