Valencia-Barcelona-Valencia

Bueno. Pues parece que es verdad. Que ha llegado el día. Que el momento es este. Que después de tanto lloriquear, ahora sí que sí. Vine a Barcelona llena de energía, de ilusión y de optimismo. Vine hace más de un año con mis gallinicas y mi acento de pueblo debajo del brazo. Vine a mi ciudad soñada haciendo un triple salto mortal desde mi zona de confort hasta el infinito y más allá. No pretendí “hacer las Américas”, pero estaba convencida férreamente de que esta era mi ciudad, mi futuro.

Desde luego, si algo tengo que decir es gracias. Gracias porque he aprendido muchas cosas. La primera es lo gilipollas que soy. Muchos ya lo sabían pero quizá yo no. Y es que ahora sé que no se puede estar convencida “férreamente” de nada. Sólo de lo que me dice mi madre cuando me toca la frente con su boca y me dice que tengo fiebre. Si ella me dice que tengo fiebre, tengo fiebre. Mi madre. Ay. Otra de las cosas que he aprendido es que a esta vida no hemos venido a padecer de ninguna de las maneras. Y el trabajo es importante. Mucho. Pero mi madre más. Y mi hermano. Y mi abuelo. Y mi padre. Porque las horas trabajadas delante del ordenador no suplirán jamás los momentos que me pierda con ellos. Así que vuelvo. Vuelvo con ganas de Terreta porque Barcelona se me ha comido. Me ha hecho más pequeña. Barcelona me ha sabido grande y con una dosis de ruido demasiado babilónica para mí. Lo siento Barcelona, te he fallado. Lo he intentado, de verdad. He intentado quererte como te quería a lo lejos. Pero no me ha salido. He acabado ahogada. Literalmente con un nudo en la boca del estómago que no me ha dejado respirar (podía haberme impedido zampar tanto, pero no, eso lamentablemente no ha ocurrido). Yo estaba enamorada de tu sol, de tu Barceloneta, de Santa María del Mar y de la Rambla. Pero a veces hay que estar lejos para echar de menos lo que antes echabas de más. Hay que irse para apreciar. Y luego volver al mismo sitio siendo una persona diferente. 

Llegué a Barcelona con una armonía cuerpo-mente que ríete tú de Buda. Llegué alegre y derrochando optimismo. Pero poco a poco me he convertido en la persona más desequilibrada del universo. El Prozac y yo casi estamos a punto de vivir una maravillosa historia de amor en la López Ibor. Menos mal que no, que ya vuelvo. ¡Dios, no me lo creo!, que vuelvo a mi pueblo de “festes al carrer” y señoras “tomando la fresca”. Vuelvo a la paella y al mantel de papel, a las sombras de cañizo, a los “tramusos” y la Albufera. Vuelvo en fallas. Vamos a empaparnos bien de traca y de buñuelos. Que vuelve la hija pródiga y quiere acomodarse en su zona de confort. Me importa tres rábanos lo que opine la gente sobre la zona de confort. Pienso tirarme en plancha y no salir de ahí jamás. Pero esto no es un “adiós Barcelona”. Es un: “hola Valencia, qué ganas tenía de ti”.

Related article
6 Comments
  1. Almukiiiiiiiii, que hoy andaba pensando en ti… en dónde estabas metida! Y mira, qué ilusión me ha hecho leerte :)
    Pues yo te aplaudo que vuelvas a casa, qué narices! que lo de irte a la city está muy chulo pero como en casa no se está en ningún lao! Yo lo pensaba… qué valiente es esta chica, que ha dejado a su familia para venirse aquí.
    Lo único que me da pena es que nunca nos hemos cruzado!!!! :( Jodóoooooooo… Pero bueno, seguiremos con nuestra relación 2.0 que oye, está muy bien y me gusta mucho.
    Yeeeeeehawwwww, que la Almi vuelve a casa por Fallas!!! :D
    Mwaaaaaaaaaah, bonica!!!

  2. Pues para este texto también tengo banda sonora, me has recordado este tema… poruqe tu vuelta va a ser perfecta y PORQUE Barcelona siempre estará ahí para que la visitas y vuelvas a a quererla como antes

    https://www.youtube.com/watch?v=T0iaaPSlgkA&index=4&list=PL4KhCnOscN27j8mstYqqQd13vw_N5-pIK

    pd: cambia “Madrid” por “Barcelona” , que es lo que dice la canción original

  3. 9 años llevo en BCN y cada día me pregunto si será para siempre, si algún día volveré a lima y si nos llevaremos bien habiendo cambiado tanto en este tiempo que llevamos separadas. luego salgo a la calle y creo que tengo la suerte de vivir en la ciudad más bonita del mundo.

    barcelona es así, un amor loco.

  4. Haces volar con lo que escribes almi! Sin rimas ni pAreados, con la “puritica” Y crUda realidad En boca de una Valenciana descarada y genial

  5. olé tú! pues me parece muy valiente que hayas vuelto a tu terreta. MUCHAS VECES SOÑAMOS Y SE NOS OLVIDA QUE LOS SUEÑOS HAY QUE VIVIRLOS… DEBO DECIR QUE A MI, BARCELONA, TAMBIÉN ME ENGULLÓ, SOBRE TODO AL PRINCIPIO. pero dos años después recuperé mi acento maño y ya vamos por 13 años aquí y no se ha marchado… me ha encantado conocerte y leerte!

leave your comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *