Ausencio: the returns

Ausencio ha vuelto. Como en las grandes producciones americanas, Ausencio, el Hombre con la mejor aparición estelar de toda la galaxia… ha vuelto. Cuando una cree que está viviendo en una burbuja de amor y felicidad, cuando una cree que no va a volver a mirar a otro hombre jamás de los jamases porque vive en una balsa de aceite y su historia de amor es lo puto más… Cuando una cree que el presente de ahora será su futuro eterno… pam. Llega la vida y te pone a prueba. Ay, quién me lo iba a decir a mí, justico ahora que tengo al Hombre de la Camisa Blanca tan conmigo, tan cerca, tan para mí… Va y Ausencio (re)aparece. A ver Universo, ¿a qué jugamos? ¿Por qué tengo yo estos vaivenes sentimentales? ¿Acaso no me oyes cuando digo que deseo una vida normal? Por lo que más quieras… deja que me centre.

Resulta que vivo feliz en mi mundo de amor y mariposas con el Hombre de la Camisa Blanca. Es atento, apuesta por mí y me quiere. Sé que me quiere, aunque haga el capullo más de la cuenta, está conmigo. Y oiga, estoy bien. Soy feliz. Sin embargo, ah, caprichos del destino, Ausencio de repente piensa en mí. Y oye, no se lo calla. No se lo queda pa él, no. Viene a marearme a mí y a revolver todo lo que sentimos en su momento. No acabo yo de verle la necesidad a que el hombre más sexy sobre la faz de la tierra tenga que venir a perturbar la felicidad honesta y real que gozo con el Hombre de la Camisa Blanca. Ausencio es un inconsecuente. Y eso me revienta. Uno tiene que ser responsable de sus actos y si has metido la pata, pues la sacas y respondes como un adulto y una persona considerada.

Ahora yo estoy rara, claro. Estoy rara porque pienso en los dos. Y fíjate tú que me está consiguiendo poner en una encrucijada. Porque claro, donde hubo fuego quedan cenizas y me sorprendo a mí misma dejándome llevar por los recuerdos más de una o dos veces al día. Qué difícil, joder. ¡Son tan diferentes! Ausencio era un poco gris y le faltaba una buena dosis de carisma. Pero su amor era sincero y habría hecho lo que fuera por mí. Por su parte, el Hombre de la Camisa Blanca encarna la sencillez y la conexión que va más allá de lo físico. No sé, no entiendo nada. Ausen no está siendo claro y no sé exactamente qué pretende. ¿Qué quieres? ¿Por qué vuelves? Y sobre todo… ¿Para qué? Ya me has liado.

SnapchatTwitterFacebookInstagramYouTube @soylaForte

Related article
1 Comments
  1. Te diré lok siempre dice mi yaya en estos casos , puedo asegurarte que se cumple a raja tabla o almnos conmigo siempre ha funcionado , ahí va :

    QUIEN SE VA SIN SER ECHADO
    VUELVE SIN SER LLAMADO

leave your comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *