Ángeles

Mañana es el Gran Día. Los ángeles bajan a la Tierra y se mezclan entre los mortales al tiempo que despliegan sus alas y menean el pandero. Panderito, mejor dicho. Porque hay que ver esas modelos, válgame Dios, que no tienen chicha ni limoná. Son pellejillos sin magro ni pulpa, un saquito de huesos extralargos caminando al son de sus caderas. Me imagino hoy, la víspera, las horas previas, a sus santas madres, planchando las alas, tendiendo los pompones, almidonando las pestañas postizas, lavando a mano los sujetadores de pedrería: “Irina se me ha caído un brillante, mira a ver si lo encuentras tú hija que yo no me veo sin gafas”. Jesús, qué sacrificio. Para las madres, digo. Ellas ahí, gigantes y cabezudas, haciendo sus cocidos y su pucherito con fideos, y las Hadid diciendo que de ninguna de las maneras se zampan ellas una pechuga, que han quedado con la Jenner para hacerse unos belfies luciendo posaderas. Qué vida esta, ¿eh? Los ángeles mañana caminarán como gacelas sinuosas por la pasarela parisina mientras unos cañones rocían sus cuerpos con confeti y purpurina. Mientras tanto, el resto de los pusilánimes vasallos que veremos el desfile por televisión engulliremos un flan de huevo o un brazo de gitano, al tiempo que maldecimos al universo y al karma por no habernos otorgado esas piernas de metro y medio y esos cabellos de oro. Menos mal que están las madres, retomo, menos mal que están ellas para organizar a sus retoños y prepararles la maleta el día de antes del desfile. Casi puedo ver en este preciso instante a la madre de la Ambrosio metiéndole un botiquín en el bolso, con Fortasec por si la cosa se pone blanca y Dulcolaxo por si la cosa se pone dura. Y el cepillo de dientes, y una rebequita por si refresca, y un tupper con tronquito de navidad “que lo ha hecho tu tía y le sale muy bueno”, y una estampita de la Virgen de los Desamparados, pa que no te pase ná. Si es que al final tampoco somos tan diferentes. Es más, somos dos goticas de agua. Je suis la Ambrosio. Menos por lo de Ambrosio.

SnapchatTwitterFacebookInstagramYouTube @soylaForte

Related article
leave your comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *